WhatsappCursos

Test orientación aguas abiertas.

Test orientación aguas abiertas.

Se aproxima la temporada de aguas abiertas para la que los nadadores llevan entrenando entre corcheras todo el invierno. Ha llegado la hora de comprobar si todas las brazadas que han dado en sus entrenamientos surten efecto en las travesías y en los triatlones de esta temporada. Uno de los factores claves es la orientación en aguas abiertas.

En la piscina es sencillo orientarse y nadar en línea recta con la ayuda de la línea del fondo o las corcheras, pero cuando salimos a aguas abiertas la cosa cambia. ¿Quién no ha hecho alguna vez metros de más en una travesía o triatlón? Seguramente todos los nadadores han experimentado la sensación de no hacer su mejor tiempo por culpa de una mala orientación en aguas abiertas. Tener buenos puntos de referencia para una buena orientación, conocer las corrientes  y planificar una buena estrategia forman parte del mejor plan de ataque en las pruebas de aguas abiertas. Sin embargo la técnica de brazada forma un papel muy importante en la orientación. Tener control sobre la dirección te permite no tener que estar buscando puntos de referencia y rectificar la trayectoria tan frecuentemente por lo que la brazada será mucho más eficiente y la trayectoria será menos sinuosa.

En las olimpiadas de Pekín 2008 Michael Phelps estuvo a punto de no conseguir su octava medalla en los juegos. Fue en la prueba de 200m mariposa cuando a ‘El Tiburón de Baltimore’ se le empezaron a llenar las gafas de agua. Aún así consiguió ganar la medalla y batir el récord del mundo. El mejor deportista olímpico de todos los tiempos se tiene que preparar siempre para lo peor: uno de sus ejercicios habituales es nadar ‘a ciegas’ con ayuda de unas gafas pintadas de negro. Con ello consigue visualizar la brazada perfecta e interiorizar cada movimiento de esta. ¿Por qué no aplicar esta idea en uno de nuestros test? ¡Vamos allá!

Te invitamos a hacer este sencillo test para comprobar si tienes control sobre la dirección de tu nado.

EL TEST ORIENTACIÓN AGUAS ABIERTAS

Para realizar nuestro test de orientación aguas abiertas necesitarás que la calle esté vacía para evitar chocarte con otros nadadores. Puede ser una piscina de cualquier longitud aunque 25m es una buena distancia. Colócate en el principio de una calle, justo encima de la línea (no utilices las calles con bordillo).

1 . En primer lugar nada un largo completo controlando tu impulso desde la pared. Cuenta las brazadas que necesitas para nadar una piscina.

2 . Ahora deberás completar un largo sin chocarte con las corcheras pero con los ojos cerrados. Intenta respirar cada 3 brazadas o por lo menos respiración bilateral. Cuenta las brazadas que vas dando y recuerda que cuando te acerques al número del paso 1. deberás parar (no queremos que te golpees contra el bordillo). Si no consigues llegar tan lejos y chocas antes con una de las corcheras haz una estimación de la distancia recorrida.

3 . Por último deberás repetir el ejercicio 2. pero sin salir a respirar (o respirando lo menos posible).

RESULTADOS

Si en el punto 2. conseguiste nadar:

– 25 metros (o más si lo realizas en piscina larga): Enhorabuena, tienes una brazada realmente bien dirigida y seguramente no te cueste orientarte mucho en aguas abiertas siempre y cuando sepas controlar las corrientes. ¡Tienes una muy buena orientación aguas abiertas!

– entre 12 y 25 metros:  buena brazada aunque seguramente puedes mejorar puntos importantes de tu técnica para desviarte aún menos. ¡Tienes una buena orientación aguas abiertas!

– menos de 12 metros: seguramente tengas una brazada asimétrica. Dedica parte de tu entrenamiento a mejorar la técnica de recobro y trabajar la simetría del mismo, puede que estés haciendo metros de más en tus pruebas de aguas abiertas. Tu orientación aguas abiertas es mejorable, repite el test en unas semanas, tras haber entrenado un poco esta habilidad y compara resultados.

Si en el punto 3.

– conseguiste nadar los mismos metros que en el punto 2. tu respiración es  simétrica y no interfiere mucho en la dirección de tu nado.

– conseguiste nadar más metros que en el punto 2. seguramente la respiración haga que tu brazada tenga cierta asimetría. Quizá deberías trabajar esta parte de tu brazada para no desviarte mucho en tus salidas en aguas abiertas.

¡Disfruta la natación!

¡Déjanos un comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go Back